INGREDIENTES (para 4 personas)

600 gramos de berenjenas.

1 cebolla.

2 calabacines.

1 huevo.

40 gramos de harina de avena.

40 gramos de pan rallado.

300 gramos de salsa de tomate.

Albahaca fresca.

1 hoja de laurel.

Aceite de oliva.

Pimienta y sal.

PREPARACIÓN

Paso 1. Pela las berenjenas y córtalas en dados. Ponlas en remojo en agua y un poco de sal durante media hora para quitarles el amargor. Luego, escurre y lava.

Paso 2. Pela la cebolla y córtala en juliana. Saltea ambas con un chorrito de aceite, salpimienta, tapa y deja que cueza 10 minutos a fuego lento, hasta que las dos estén blandas, y tritúralas con la batidora.

Paso 3. Agrega el huevo, la harina de avena y el pan rallado y mezcla bien. Deja reposar la masa dentro de la nevera tapada hasta que se enfríe.

Paso 4. Lava los calabacines y, con ayuda de una mandolina, córtalos primero en láminas finas y, luego, a lo largo para hacer los espaguetis.

Paso 5. Pon agua a hervir con una pizca de sal y la hoja de laurel, añade los espaguetis, cuécelos durante 3 minutos. Escurre y reserva.

Paso 6. Toma porciones de la masa de berenjenas y forma las albóndigas. Ponlas sobre una bandeja de horno forrada con papel sulfurizado y píntalas con aceite; hornéalas a 180 °C por 15 minutos o hasta que estén doraditas.

Paso 7. Sírvelas sobre una base de espaguetis de calabacín, regadas con la salsa de tomate caliente y decoradas con unas hojas de albahaca lavadas y secas.